De agosto tiempo de reflexión

Llega agosto y con este mes, normalmente las vacaciones. Este año tan especial, no sabemos si ese normalmente, será el viejo normalmente o también tendremos un nuevo y enmascarado normalmente.

Sea como fuere, con confinamiento o sin él o del tipo que sea, estarás conmigo que este mes es un buen momento para la reflexión, para mirar atrás, ver los siete primeros meses del año, detenernos en lo que ha ocurrido, en como han cambiado nuestras empresas, nuestros proyectos. Y una vez hecho, tratar de sacar las lecciones aprendidas y con ello observar cómo va a ser el cambio que sin duda nos espera en los próximos meses.

No, no te obceques, en que habrá vacuna y que entonces todo volverá a ser como antes. Esa actitud, tan repetida hoy en día, es sin duda alguna un camino directo a la perdición. Creo que te has dado cuenta ya (y si no lo has hecho, ya es hora de que alguien te lo diga), que la vieja normalidad no va a volver.

Si, ¡NADA VOLVERÁ A SER COMO ANTES¡

Tampoco es cierto, que cuando esto pase, si es que pasa, seremos más fuertes. Si me lees habitualmente, ya me habrás visto decir que seremos simplemente distintos. Pero lo que tengo claro es que si tú ahora, no reflexionas, no sacas conclusiones, no aprendes de lo vivido, tu empresa es muy probable que no llegue a fin de año.

Noto cierta ralentización de todo, es una especie de “patada a la lata y en septiembre u octubre si no nos confinan ya veremos”. La frase esa de hibernar la economía, que creo tan daño está haciendo a nuestro tejido productivo, porque lo que de verdad está haciendo es “zombieficarla”.

Foto de
David Monje en
Unsplash

Hazme caso, por favor, despierta, pon la alarma a tu negocio, aprovecha este mes más que nunca. Lee, reflexiona y pon los cimientos de lo que sin duda para ti y para tu empresa, será la normalidad que vas a vivir de ahora en adelante. Normalidad, que no será ni nueva ni vieja, sino todo lo contrario.

Si lo haces así, es posible, solo posible, que esa normalidad sea incluso mejor que la pasada.  Pero lo que es seguro es qué, si no lo haces, para tu empresa, para tu emprendimiento, para tu proyecto, no habrá normalidad, ni nueva, ni vieja, ni de ningún tipo.

Si necesitas ayuda, con esa reflexión, con esa formación, con esos cimientos, ya sabes donde encontrarme. Nos vemos a la vuelta del verano, este año más que nunca, cuídate y que la fuerza te acompañe.